Rime: Viento a viento va.

Se que esto va a hacer que la mayoría de gente no lo lea, pero es necesario hacer la advertencia, CONTIENE SPOILERS y si por cualquier motivo no habéis jugado RIME o estáis interesados en hacerlo, no debéis de leer más allá de esta introducción.

Todos sabemos que juego es RIME, a pesar de tratarse de un juego indie que carece del entorno mediático de otras obras, en parte puede que por su tormentoso desarrollo o por el hecho de ser un juego desarrollado en España, el caso es que a pesar de su popularidad, mucha gente aún no lo ha jugado.

Rime buscar seguir el camino de obras como las de Fumito Ueda pero tratando de encontrar sus propios pasos (a pesar de tropezarse en alguno). Uno de esos pasos que da con buen pié es el estilo visual, que bebe directamente del estilo del pintor Valenciano Joaquín Sorolla, estampando el mundo en unos colores vivos que, como los cuadros Sorolla, casi tienen olor al Mediterráneo. La banda sonora de David García es otro elemento que destaca sin duda acompañándonos en nuestro viaje de descubrimiento.

Y en cuanto al descubrimiento…

rime llave
En el final no pude contener las lágrimas.

Quien lo ha acabado ya conoce su triste final y se da es conocedor de detalles como que ese faro omnipresente en el que en un principio queremos entrar, y una vez dentro descubrir sus secretos, posee un ojo con forma de cerradura, la cerradura de la habitación del niño cuya llave sujeta tristemente su padre al final del juego, meditando, tratando de ordenar sus pensamientos, de comprender lo que ha sucedido y de finalmente tratando de aceptar todo.

Tras dejar pasar los créditos y aún con el nudo en la garganta RIME aún tiene un último detalle que le da sentido a todo lo vivido por el niño protagonista. Este pequeño gran detalle lo encontramos en el menú que nos permite ahora seleccionar nivel…

selección de nivel
Tras hacernos derramar lágrimas con su final aún falta una última revelación en el selector de niveles.

Negación: Negamos la realidad. El padre cree que su hijo pudo haber sobrevivido, a la deriva por el oleaje su hijo pudo llegar a la playa de alguna isla y seguir con vida.

Ira: Rabia y dolor por lo sucedido, representada por el pájaro que nos trata de atacar furiosamente cada vez que nos ve.

Negociación: Los remordimientos y pensamientos hacen creer al padre que todo pudo ser distinto si hubiese tomado otras decisiones. Representando por el niño tratando de ayudar unos extraños seres que parecen destinados quedar sin vida.

Depresión: Estamos hundidos, nada tiene sentido y en el juego no deja de llover, una incesante lluvia que inunda todo, como las lágrimas del padre.

Aceptación: Nos adaptamos a la pérdida, comprendemos que es irreversible y empezamos a sentir cierta paz. El padre finalmente se atreve a abrir esa puerta, entrar en el cuarto del niño y al fin, tras todo el dolor, dejar volar aquel trozo de tela que se rompió cuando intentaba sujetar a su hijo.

El juego nos deja todo claro al fin, entendemos lo que hemos jugado, lo que hemos vivido. Tequila Works ha diseñado el juego diviéndolo en 5 niveles con mecánicas y temáticas muy características para cada uno y además cada nivel representa un estado emocional. Hemos recorrido los pensamientos de ese padre triste, hemos recorrido las etapas del duelo a través de nuestro mando.

Rime no es un juego perfecto, su mensaje no llega a algunas personas, y otras tantas no llegan a comprenderlo del todo, pero en mi caso me hace añicos el corazón. Me rompe el alma pensar que estos sentimientos han pasado por la cabeza de personas al perder a sus seres queridos y es entonces cuando me doy cuenta de que se que no voy a olvidar la pequeña odisea de este niño.

Un juego hecho con más corazón que cabeza, pero probablemente eso es lo que falta hoy en día en el mundo de los videojuegos.

Gracias RIME por partirme el alma.

Autor: Rubén Garrote

Mi primera consola fué una SNES y la última aún no existe. Amante de los mundos imaginarios, de las buenas historias y de las que invitan a la reflexión. Juega y deja jugar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s