Probamos Sea Of Thieves

Cada vez queda menos para el lanzamiento de este interesante título, hoy os vamos a contar nuestra experciencia tras jugarlo gracias a la versión alpha que han dejado probar estos días.

Rare es una compañía que no necesita presentación, lejos quedan ya esas obras maestras de antaño como Perfect Dark, Golden Eye o los maravillosos Donkey Kong Country, y sin embargo, con este juego han vuelto a captar nuestra atención. Sea of thieves es un multijugador online en primera persona en el que encarnamos la vida de un pirata.

El propósito del juego nada más empezar parece difuso, aparecemos junto a nuestros compañeros en una taberna, al salir de ella vemos que nos encontramos en una isla con algunos NPC y en la costa se encuentra nuestro barco.

En nuestro caso no nos encontramos con ningún tipo de tutorial ni mensaje que nos indique objetivo ni como navegar siquiera (posiblemente sea nuestra culpa por lanzarnos a alta mar sin hablar con ningún NPC), y así, sin tener ni idea nos subimos en el barco y nos proponemos lanzarnos a alta mar, por suerte, es muy sencillo manejar el barco, para ello hay 3 elementos con los que es indispensable interactuar: el ancla, las velas y evidentemente el timón. Con lo que elevamos el ancla, izamos la vela, nos ponemos al timón y… ¡A la aventura!

Ya navegando es cuando empieza a despertar en nosotros la sensación de aventura, el mar se vuelve salvaje dando lugar a unas imágenes preciosas, el barco no deja de crujir y contonearse sobre el fuerte oleaje; vamos hacia el mapa y nos proponemos un objetivo, una isla que capta nuestra atención, seguimos navegando esquivando rocas y pequeñas islas hasta llegar al destino.

water
La recreación y comportamiento del mar nos parece una pasada.

Tratamos de frenar ya que vamos de frente hacia la isla, soltamos el ancla y elevamos las velas, frenamos a tiempo, pero quedamos bastante cerca de las rocas de la isla. Nos lanzamos al agua y vamos nadando hasta ella, allí no vemos nada aparte de unas infraestructuras de madera. Empezamos a escuchar algún ruido y empiezan a atacarnos esqueletos, es el momento de probar el sistema de combate, es muy sencillo, basado en ataques a distancia con nuestra arma de fuego y a corta distancia con nuestro sable que permite cubrirse, atacar y cargar un ataque más potente, es simple pero creemos que no necesita más. Tras examinar la isla y no encontrar nada más interesante que barriles con plátanos y otro con tablas me dispongo a rebuscar entre los objetos y acciones que disponemos, hay una pala, un cubo (entendemos que para quitar el agua del barco si entra en él), y una jarra llena… de la cual probamos a beber hasta que se vacía… en cuestión de segundos notamos que el sonido se distorsiona, la imagen empieza a retorcerse y empezamos a movernos de forma dificultosa, tambaleándonos hacia todos los lados ¡Estábamos borrachos!

platano
Los plátanos sirven para recuperar vida.

 

No era el momento ideal para ello, pero empezamos a escuchar ruidos, se oyen cañonazos, mi compañero propone huir hacia el barco, pero me cuesta desplazarme, voy escapando como puedo, sin darme cuenta de donde vienen los ruidos ni disparos, ya muy cerca del barco es cuando noto que se empiezan a pasar los efectos de la borrachera. Consigo subirme al barco,  mi compañero y yo conseguimos elevar el ancla, izar las velas y… mierda… estábamos muy pegados a la isla, chocamos contra una roca, bajo a la bodega para ver si ha pasado algo y veo como empieza a entrar agua en el barco, en ese preciso momento me doy cuenta de la utilidad de las tablas que cogí en la isla, la uso en el agujero por el que entra agua y se tapa, bien, lo hemos conseguido. Me dispongo a subir tranquilamente a cubierta cuando oigo un ruido e inmediatamente después un estallido, algo me ha hecho daño, otro agujero por el que se filtra agua, voy a taparlo y… ¡BOOM! otro cañonazo y un agujero más, mi compañero dice que nos están atacando a cañonazos, en cuestión de segundos se convierte en un infierno, se escuchan cañonazos por todos lados, el barco cada vez está más dañado y me doy cuenta de que no puedo hacer mucho más, mi compañero dice que ha muerto, no se que hacer; subo a cubierta y me lanzo al agua por la borda, flotando en el mar veo como siguen atacando  nuestro barco hasta que se hunde lentamente, no pasan ni 5 segundos desde entonces hasta que veo como se acerca una bola de cañón hacia mi y… también estoy muerto, seré carne para los tiburones.

Todo sucede entre risas, ha sido una pequeña aventura, nuestra aventura. Todo ha sucedido con una naturalidad increíble, diversión pura sin ningún tutorial, descubriendo todo a base de cañonazos y pólvora. ¿Y sabéis qué?

Ha merecido la pena

 

 

 

Autor: Rubén Garrote

Mi primera consola fué una SNES y la última aún no existe. Amante de los mundos imaginarios, de las buenas historias y de las que invitan a la reflexión. Juega y deja jugar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s